El ojo crítico sobre Barry Bonds


ojo.jpg

A menos de una semana de iniciarse los entrenamientos de primavera, uno de los jugadores más famosos de beisbol, debe mentalizarse para que la indiferencia oficial de los directivos de la MLB no afecte el históirico logro que seguramente alcanzará en la primera mitad del campeonato.

Para nadie es un secreto que Barry Bonds está “ansioso” por llegara la meta de 756 vuelacercas, cifra que relegaría a Hank Aaron a la segunda casilla en ese departamento.

Su eventual consecución, acarrearía posiciones encontradas entre quienes lo apoyan y consideran un gran atleta y quienes sencillamente lo ven como un tramposo que se valió de fármacos y sustancias para mejorar su rendmiento.

Ahora bien, y al margen de toda especulación, el Comisionado Bud Selig, declaró que “Si esa marca se rompe, no necesariamente estaré presente en el parque de pelota. Lo más seguro es que, como hice cuando Roger Clemens arribó a las 300 victorias, le haga a Barry una llamada telefónica. Será tratada como cualquier otra marca del pasado en lo que a mi respecta”.

Claramente, Selig no ha destacado como un  alegre o expresivo Comisionado, pero cada vez que puede, saca a relucir sus 50 años de amistad con Hank Aaron enmarcados en un profundo hermetismo que deja ver sus reservas con la complacencia por la ruptura de la marca de su amigo.

Algunos allegados, han llegado a afirmar que Selig sugirió en una conversación que Bonds deberá “retirarse antes de borrar el registro de Aaron…” y a juzgar por sus constantes evasiones y frialdad a la hora de hablar del tema, no es extraño que  en efecto haya comentado eso.

Todo está muy claro. El seguimiento mediático, seguramente se hará, porque ese es un negocio y para los medios nada importa más que la noticia. Nada mejor que un medio poderoso para convertir lo que deseen en importante, y Bonds también tiene unos cuantos amigos en el universo comunicacional… uno que otro.

Por lo pronto, Bonds está saludable y dispuesto a jugar pelota, a pesar de que su contrato pudiera verse afectado si  definitivamente es hallado responsable del consumo de esteroides.

“Ese es un problema entre los Gigantes y Barry. Yo no puedo meterme en negociaciones privadas mientras estas estén bajo el reglamento de contratación estipulado entre el sindicato y la MLB”, comentó Selig cuando fue interpelado en lo tocante a la posición de la unión de peloteros y la cláusula de rescición contractual propuesta por San Francisco en el caso de culpabilidad de Bonds.

Nunca un momento bonito pudiera ser tan amargo. Tanta lucha, tantos años de esfuerzo y cuando se está tan cerca… aparece el ojo crítico de los scritores, dueños, compañeros, directivos de la MLB y el más importante de todos, el que muchos dicen no tomar en cuenta y se mueren por complacer: el fanático.

A este, si lo decepcionas, por mucho que te esfuerces, jamás serás un jugador feliz. ¿Vale la pena jugar para uno mismo?, ni un egocéntrico personaje como Barry Bonds sería capaz de borrar el aplauso y admiración de un aficionado a la pelota, ni Bonds…

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s