Barry el bueno y Hank el malo…


         bonds-barry-legends.jpg               VS                  hank_aaron.jpg

El egoísmo del ser humano propicia acciones de inimaginable alcance, y estas toman vuelo cuando quien incurre en ello cuenta con el seguimiento de los medios de comunicación a nivel mundial. Uno por querer resistirse al paso del tiempo y el otro por echar en cara del primero todo lo que pudo avanzar en el ánimo de los fanáticos del beisbol. Esta es la historia de “Barry el bueno y Hank el malo”…

Para nadie es un secreto que Barry Bonds es un ejemplar con ribetes de “antipatía atávica”. Siempre rehacio a dar entrevistas y con clara actitudes de divo mediático.

Tampoco es algo guardado el “odio” de Hank Aaron por todo lo que no sea preservar su marca de cuadrangulares en los anales de la historia de las Grandes Ligas.

No obstante, ese obtuso pensamiento orientado a la negación de que su marca quedará relegada a un segundo lugar en los libros de records, obligó al colectivo a pensar en la condición humana del slugger que a mediados de los setenta derribó el registro de, nada más y nada menos, Babe Ruth, el bambino, el hombre que hizo que el beisbol se conociera en el mundo, la figura más grande y popular en la historia de esta disciplina que todos amamos…

Y cuando hablamos de condición humana, nos referimos al mero hecho de que el deportista, por norma, se idealiza y nunca se termina de aceptar que son seres humanos con necesidades y problemas iguales a los de todo el mundo, capaces de contestar mal cuando no se tiene un buen día, capaces de ser soberbios y hasta necios cuando se empecinan en no aceptar lo inevitable.

Este es el caso de Hank Aaron, el hombre que tuvo por más de 30 años el primer lugar entre los jonroneros de la MLB, el mismo que refleja sus gimoteos y llorantinas en frases que intentan restar importancia a los conseguido por Bonds recientemente. Si, el mismo que no supo asirse a los medios de comunicación y enaltecer su imagen de bondadoso y agradecido hombre del deporte que asume que las marcas fueron hechas para algín día romperse. El mismo que desperdició la oportunidad de crecer ante los ojos de los aficionados que no lo vieron jugar. El mismo que desde hoy  se recordará como el amargado al que le quitaron una marca de su propiedad y que no tuvo el valor para abrazar al nuevo rey. Ese es el malo Hank…

Por otro lado, apoyado en muchas cámaras y espectaculares sesiones de “adoctrinamiento corporativo”, el arrogante Bonds dio lecciones de como sacar provecho a lo que se tiene a la mano. Barry, en su rueda de prensa, manifestó su admiración por el otrora número uno del poder, se dio el lujo de animar al lanzador Tom Glavine el día previo a su victoria 300 y a felicitar al antesalista Alex Rodríguez, el más joven en arribar a los 500 vuelacercas. “Estaré en el parque el día que iguales mi marca” llegó a declarar el jardinero de los Gigantes de San Francisco.

Aunque todos sabemos el verdadero origen de sus palabras y la intención real que tuvo al pronunciarlas, lo que quedará registrado estará ligado siempre a lo positivo  y nunca al lado malo de las cosas.

Cualquier joven pudiera pensar desde ese día que Bonds, en contraposición a Aaron, es un auténtico caballero, y nadie podría culparlo por creerlo con vehemencia. Barry sacó provecho a su posición y dio una gran “bofetada” al desplante reiterado de Aaron. En esa rueda de prensa, duélale a quien le duela, nació Barry… el bueno.

¿Allanando el camino para suavizar su entrada en Cooperstown?… muchos piensan que eso no será necesario. Bonds llegará al templo de los inmortales sin problemas porque, si algo ha demostrado Barry Lamar, es que no es estúpido y hasta es capaz de acatar las directrices de sus asesores.

Nada se le ha podido comprobar y su cometido se logró: es el rey del jonrón y de aqui en adelante, juegue o no el año que viene, se sentará a firmar autógrafos (cuando esté de humor); compartirá más con sus familiares y aguardará por dos cosas… el quinto año de su retiro para dar el discurso de inducción al Salón de la Fama y el día en el que Alex Rodríguez, si todo le sale bien, iguale y supere su marca. Ya prometió que estaría en el estadio y no de compras con su esposa o jugando golf en Europa como Hank el malo.

Falta mucho amigos… pero falta menos

 

Un pensamiento en “Barry el bueno y Hank el malo…

  1. Buenas tardes luis, en primer lugar felicitaciones por tu pagina y gracias por permitirnos a traves de esta ventana expresar nuestros pareceres.

    Estoy muy de acuerdo con tus comentarios acerca de lo de barry y el otro sr, pienso que aun cuando todos los peloteros utilicen esteroides ninguno llegaría a lograr esta hazaña.

    En otro orden de ideas, me gustaría conocer, quien elige los juegos que se trasmiten en directv, del beisbol de las grandes ligas, ya que usted es parte de este prestigioso staff de narración y debería estar al tanto de la situación.

    Otra punto y en referencia al anterior es, por que no trasmiten los juegos de la cadena fox internacional los sabados en la tarde a sabiendas que existe una cadena fox para america latina que trasmite una sola opción y a veces no es la mas atractiva, quedando casi siempre dos opciones mas, las cuales no son trasmitidas por ningun otro canal, razon por la cual tenemos que conformarnos con ver los resumen.

    Es importante destacar que esta cadena presenta las series que en el papel pueden resultar mas interesantes de los fines de semanas.

    Agradecido por permitirme hacer llegar estas sugerencias.

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s